ChauPucho - Dejar de Fumar

Vivir mejor es posible

A las mujeres les cuesta mas dejar de fumar por temor a engordar

2383772448_e20d2c27c6_oA las mujeres les cuesta mas tomar la determinación de dejar de fumar que a los hombres debido al temor de subir de peso durante el proceso. Lamentablemente los riesgos del desarrollo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo, también es mayor en ellas que en ellos. Mayor probabilidad a desarrollar enfermedades cardiovasculares (un 25%) con el adicional de que tiene menos chance de sobrevivir a un ataque al corazón; 25% mas probabilidades de sufrir fracturas por osteoporosis y hasta 3 veces mas de probabilidades sobre las no-fumadoras de contraer cáncer de cuello uterino.

Y es que a las mujeres les preocupa sobremanera el aumento de peso relacionado a dejar de fumar, el cual es totalmente cierto, que promedia en unos 5 kilos. El aumento de ansiedad generalmente desencadena un antojo de “cosas dulces” o de hidratos de carbono en general. Es bueno regular la ingesta de estos productos y no es bueno prohibirla del todo… ya que la prioridad es dejar de fumar (es mucho mas nocivo el cigarrillo que el sobrepeso).

Ahora bien, si al dejar de fumar y al comenzar a gastar algún dinerillo extra en el kiosko para comprar chocolates o el dulce de nuestra preferencia, añadimos una rutina en el gimnasio o la práctica de un ejercicio como salir a correr, nuestro cuerpo aumentará de volumen progresivamente por dos cosas: por un lado efectivamente tendremos un poco mas de tejido adiposo pero por el otro aumentará nuestra masa muscular en todo el cuerpo y esto también afecta la balanza. ¿Qué mejor cosa que un cuerpo sano y bien formado por el ejercicio?

Una nota del diario Clarín comenta:

“Generalmente, las adolescentes empiezan a fumar y luego usan el cigarrillo para controlar el peso. Es que la nicotina tiene dos efectos: por un lado, aumenta el gasto metabólico basal del organismo y actúa sobre el centro cerebral de la saciedad. Así la fumadora come menos”, explicó Silvia Rey, licenciada en nutrición y presidenta de la Asociación Argentina de Tabacología. “E l aumento de peso es esperable, pero hay que tener en cuenta que los beneficios de la cesación son mayores para la salud que unos kilitos de más. Los ex fumadores respiran mejor, disfrutan más los sabores y los olores, sienten las piernas más livianas, y tienen más ganas de moverse”. Rey aconsejó no ponerse a seguir una dieta restrictiva durante los meses posteriores a la cesación.

Hay que remarcar que durante los 90 y buena parte del inicio de milenio el cuerpo ideal al que aspiraban las mujeres era anormalmente flaco, tanto fue así que los 90 estuvieron caracterizados por un brote casi epidémico de bulimia y anorexia. Afortunadamente el paradigma de belleza cambió y podemos decir que en esta década impera el ideal de un cuerpo atlético, saludable y bien formado. Abundan las casas de deportes en donde hay una variedad increíble de indumentaria para ambos sexos por igual. Si antaño primaban los percheros con camisetas y shorts de fútbol para ellos, hoy hay secciones enteras destinadas a calzas, musculosas y demás para ellas.

Conclusión: La balanza posiblemente suba para quienes dejen de fumar, pero podemos elegir un camino en el que eso sea sólo grasa o convertir buena parte en músculo. Nada mejor que un cuerpo saludable y fuerte para disfrutar la vida.