ChauPucho - Dejar de Fumar

Vivir mejor es posible

Afirman que el lobby tabacalero impide que la Argentina ratifique el Convenio Marco

En el día de la fecha el diario Infobae publicó una nota en la que la Alianza Libre de Humo en Argentina se manifiesta sobre la importancia de que la Argentina ratifique el Convenio Marco contra el Tabaco y los posibles motivos por los cuales esto no está sucediendo.

Desde la Alianza Libre de Humo en Argentina aseguraron que la aprobación del tratado en el Congreso no va a afectar la producción. La especialista Verónica Schoj sostuvo en Radio 10 que el principal obstáculo hoy “proviene de la industria tabacalera”

La especialista, integrante del Grupo Antitabaquismo del Hospital Italiano y coordinadora nacional de la Alianza Libre de Humo en Argentina (Aliar), reiteró en Radio 10 la importancia de que la Argentina ratifique el Convenio Marco contra el Tabaco. Además, negó que este tratado fuese a tener en el país consecuencias negativas para la producción tabacalera .

“China es el primer productor mundial y ya ratificó, Brasil es el segundo y ya ratificó, India es el tercero y ya ratificó”, enumeró Schoj, al tiempo que acusó a las grandes corporaciones de instalar esta falsa idea. “(Es) un mito que tenemos que ir desterrando progresivamente, es un invento de Philip Morris”, aseguró.

Con respecto a las trabas que algunos legisladores imponen hoy a la ratificación de este tratado mundial en el Congreso, la experta volvió a señalar lo incorrecto de las concepciones en las que se basan sus argumentos. “El senador Romero, el senador Morales han dicho que se oponen para defender sus economías regionales, con información que es errónea“, señaló.

En ese sentido, agregó: “Plantean como alternativa una ley de salud y la obstaculizan también. Hay cuatro proyectos que son inútiles para la salud porque no bajan el consumo, y si no se baja el consumo no hay salud” . Sólo rescató el “proyecto del senador Filmus, que presenta medidas efectivas”.

Para Schoj, este cuadro de situación estaría manejado, en última instancia, por el lobby tabacalero. “El verdadero obstáculo proviene de la industria tabacalera”, dijo.

“Los propios legisladores de la ciudad de Buenos Aires han dicho que el lobby fue tan grande que tuvieron que negociar. (Pero) las recomendaciones internacionales no hablan de leyes progresivas, se establece el 100% de los ambientes libres de humo “, finalizó.

Atentado a la salud, gastos multimillonarios
Un informe realizado por el Ministerio de Salud de la Nación en 2006 arrojó que se destinan 6.917.318.105 pesos para atender enfermedades causadas por el hábito del cigarrillo , mientras que el Ministerio de Economía recauda sólo 4.200.000.000 de pesos en concepto de impuestos que se aplican a la fabricación y venta de cigarrillos y otros productos derivados del tabaco.

En tanto, cifras de la Federación Mundial de Cardiología señalan que las muertes, las pérdidas de productividad, los gastos en salud y el ausentismo laboral por problemas relacionados a esta adicción cuestan a la economía global una suma aproximada de 500 mil millones de dólares cada año, publicó el diario La Nación.

A pesar de lo contundente de estas cifras y de las que señalan que fallecen en el país cerca de 40 mil personas por año y en el mundo alrededor de cinco millones (según datos de la Organización Mundial de la Salud), la Argentina continúa sin ratificar el Convenio Marco contra el Tabaco.

Este tratado internacional impulsa en los países que se adhieren los espacios 100% libres de humo, la prohibición de la publicidad de tabaco, el aumento de los precios de los cigarrillos, la colocación de advertencias en los paquetes y el acceso a tratamientos para que los adictos abandonen el mal hábito.

Hasta fines del año pasado, 168 países del mundo habían ratificado este convenio, lo que equivale a un 88% del planeta. La Argentina es el único de América Latina que no lo hizo, a pesar de haberse adherido y de que el proyecto esté ya en el Congreso.

Asimismo, desde las organizaciones antitabaco remarcaron que este tratado no afecta la producción tabacalera local, ya que no regula lo que se genera sino lo que se consume, al tiempo que recordaron que el 80% de lo que se fabrica en el país se exporta.

Esta situación lleva a que se inste a los legisladores a ratificar lo convenido y a no ceder frente a las presiones de las tabacaleras.