ChauPucho - Dejar de Fumar

Vivir mejor es posible

Clase 13 – Diagramar un plan personalizado – Días 4 a 10

Buenas tardes! Podemos decir que los peores días de abstinencia ya casi quedaron atrás. Desde hoy hasta el 10° día podemos sentir “raptos” de ansiedad pero utilizando los métodos de contención adecuados vamos a tener mas momentos de placer que de displacer.

Consecuencias-De-Fumar¿A qué nos podemos aferrar en estos días?

  • Sensación de que nuestra capacidad pulmonar se amplió al dar bocanadas de aire grandes y profundas.
  • Nuestras manos, pelo y piel en general ya no tiene olor a cenicero.
  • Recuperamos el sentido del gusto y del olfato, con lo que podemos disfrutar mas del placer de una buena comida o bebida.
  • Vamos a empezar a vernos mejor al espejo.
  • Todo el ejercicio que venimos haciendo se reflejará en una sensación de bienestar con nuestro propio cuerpo.
  • Dormiremos mejor y posiblemente también dormiremos mas.

En estos días vamos a retomar nuestra actividad laboral/estudiantil y nos amoldaremos a ella de un modo progresivo. Si respetaste los tres primeros días de descanso, actividad física y cambio de alimentación, en esta semana te vas a confrontar con algunos de los momentos en donde convivías con otros fumadores.

Si estás en el trabajo y eras de salir a fumarte un cigarrillo: Este cigarrillo se suele dar por ganas de fumar, pero mas se da por necesidad de buscar una pausa y despejar la mente. Así que lo que vamos a hacer es darnos permiso de tomarnos cuantos descansos podamos, te vas a levantar y vas a ir a buscar un agua mineral, una fruta, o simplemente a mojarte la cara. Intentá que estos descansos sean mínimo de 5 minutos, que era el tiempo invertido en fumar, y evitá a toda costa ir a los lugares que usabas para fumar (el fumadero, algún pasillo o patio, la puerta, etc). No salgas para hacer “nada”, las situaciones de aburrimiento pueden darte ganas de fumar.

Si sos de los que fuman con el grupo al salir de la facultad: Este cigarrillo cuesta, porque es social. Durante los primeros días deberíamos ser un poco menos sociales que de costumbre. Saludaremos a todos nuestros compañeros, intercambiaremos la información que necesitamos con rapidez y nos iremos pronto con cualquier pretexto. Es complicado pasar mas de 20 minutos con el grupo con el que fumábamos constantemente sin que nosotros queramos prendernos un cigarrillo porque necesitamos cambiar nuestra manera de verlos (mas abajo explicamos cómo).

El cigarrillo de cuando espero el colectivo/tren: El momento de esperar el transporte público para mi se ha vuelto muy interesante porque nos permite observar la relación de los fumadores con su cigarrillo, y es un modo de observar nuestro “viejo-yo”, de cuando aprovechábamos casi cualquier oportunidad para fumar. Si las ganas de fumar son intensas beber agua fría a sorbitos y mantenernos en movimiento (caminar).

Aléjate de las columnas de humo de los fumadores. He conocido a cuantiosos “no-fumadores” que se prendían del humo desprendido por el cigarrillo para recibir su dosis de nicotina de segunda mano. Esto mantiene viva la adicción física que debemos terminar de aplastar en base a negar el químico y reemplazar la fuente de placer. El síndrome de abstinencia física es muy corto, no reinicies las ganas de fumar ingiriendo pequeñas dosis de nicotina porque es alargar la ansiedad. Recordemos que esta es una de las razones por las que no optamos por terapias de reemplazo (aunque reconocemos que hay personas que pueden necesitarlas).

Rutina de ejercicio

Como vimos la clase pasada, nosotros invertimos una cantidad determinada de dinero y tiempo diarios en el cigarrillo durante todos estos años. Como parte de nuestro compromiso con nosotros mismos ahora vamos a tomar un tiempo y un dinero que serán exclusivamente para invertir en vivir mejor.

Tomen una hora, u hora y media, que será “sagrada” para salir a caminar + elongación, o caminatas + calistenia + elongación, o running + elongación, o aparatos, o pesas en casa, etc. Cualquier actividad que ayude a cansar un poco nuestro cuerpo, que lo tonifique y nos haga sentir cada vez mas fuertes, y que nos ayude a despejar nuestra mente.

Recordemos que ahora que no fumamos tenemos mucha mas vitalidad, y si no canalizamos bien nuestras energías extra se irán a parar derechito a la ansiedad por fumar. Por eso es importantísimo lograr esa sensación agradable de cansancio y transpiración por haber exigido nuestro cuerpo.

Alimentación

frutas2Vamos a mantener una alimentación con bastantes frutas, verduras, semillas y cereales, ya que comprobamos que nos otorgan de manera natural los precursores de la dopamina que queremos mantener en niveles normales. Intentaremos no comer “hasta explotar” sino hasta estar casi llenos, lo que mejorará nuestras digestiones y nos alejará del malestar estomacal que es bastante irritante.

Están permitidos los premios por cada día que pases sin fumar. Pueden ser golosinas, helados o lo que gustes. Sólo intentá mantener una coherencia y moderación en lo que vayas a consumir. Comer un cuarto de helado como premio está muy bien, pero comer 1kg nos traerá malestar y eventualmente un sobrepeso no deseado.

Mirada sobre el fumador

Cuando uno sale de la trampa que representa el cigarrillo empieza a desarrollar una mirada sobre el fumador. La persona que trabaja mejorando su cuerpo, su salud y sus hábitos verá cómo el fumador está preso de una rutina que ejecuta sin pensar, de manera automática, y que casi no disfruta realmente de su cigarrillo. Simplemente “cumple” con fumar, pero no se deleita en cada pitada. Sin embargo no puede detenerse.

Se desarrolla una compasión por quienes todavía están atrapados en ese círculo vicioso, porque comprendemos perfectamente su angustia de querer dejar y no poder. Pero también nos volvemos mas críticos y ahora podemos ver con mas claridad cómo se cometen errores e injusticias sin miramientos.

Por ejemplo, el fumador nunca se fija hacia donde arroja su humo cuando está en la vía pública, siendo que el mismo somete al no-fumador a la misma cantidad de químicos venenosos que al fumador. Tampoco tiene miramientos a la hora de arrojar la colilla por ahí, que si bien es cierto que termina por degradarse a la larga, alguien deberá barrer… es nuestra suciedad, es lo mismo que andar arrojando envoltorios de caramelos.

Puede suceder que haya una envidia porque él puede fumar y yo no en los primeros días, pero significa que debemos trabajar mas sobre nosotros, sobre el cigarrillo y la relación entre ambos.

Tengamos siempre presente el hecho de que el cigarrillo puede saciar una ansiedad circunstancial, pero a cambio nos deja muchos malestares frecuentes (rinitis, resfrío, bronquitis, asma, olor desagradable, dolor de cabeza, etc) y nos expone a que en cualquier momento se nos declare una de las tantas terribles enfermedades terminales que sabemos que trae (cáncer, EPOC, enfermedades cardiovasculares, etc). ¿Esto es algo que desear? Al contrario, debemos compadecernos de quién aún no puede escapar de esta condena.