ChauPucho - Dejar de Fumar

Vivir mejor es posible

Cómo evitar la deficiencia de vitaminas en los fumadores?

Los venenos que componen el cigarrillo tienen un efecto destructivo sobre la capacidad que tiene el cuerpo de asimilar diferentes vitaminas. El sistema digestivo se ve invadido por las toxinas del tabaco, ya que cuando un fumador traga su propia saliva, ésta se encuentra llena de alquitrán y todos los sólidos tóxicos que ingresan a través del humo. Si bien una parte importante del problema se lo llevan los pulmones, el estómago recibe una carga importante de toda esta porquería y por ello se ve afectada su función normal.

Frutas-e-Verduras-1000x5921-768x455Además, como si fuera poco, el hábito de fumar disminuye el apetito de cosas frescas y nutritivas. El fumador suele tener una dieta pobre en frutas y verduras, y busca con mayor frecuencia bebidas irritantes como el café, el mate o el alcohol.

Todo esto resulta en que el cuerpo del fumador carece de vitaminas y minerales esenciales. Esto, además de dejarnos vulnerables y desprotegidos ante ciertas enfermedades, se traduce además en una sensación de malestar a la que el fumador se acostumbra y deja de notar. Mal descanso, estrés e irritabilidad son algunos de los síntomas.

Cuando una persona decide dejar de fumar se suele recomendar que tome un suplemento de vitaminas para aumentar la sensación de bienestar y ayudar a que sea mas liviano el período de dejada.

Las vitaminas del complejo B ayudan a mantener el sistema nervioso en buen estado. La vitamina B2 ayuda a que el ex-fumador pueda dormir normalmente y baja el nivel de ansiedad general, la vitamina B3 combate el nerviosismo que se presenta al dejar de fumar y la vitamina B9 protege contra la depresión.

La vitamina C es una de las que mas deficiencias presenta en el cuerpo del fumador, y es uno de los antioxidantes mas potentes que necesitamos consumir (en cantidad) a diario. Esta vitamina fortalece las células e interviene en el proceso de renovación metabólica. En el fumador el proceso de renovación es mas veloz, hasta 45 veces mas, entonces el cuerpo demanda mas vitamina C para completar el ciclo.

En el caso de la vitamina D se encuentra que los fumadores tienen una carencia importante en comparación con los no-fumadores. Junto con la deficiencia de calcio, esto explica el aumento de casos de osteoporosis en personas que llevan muchos años fumando.

Finalmente una de las vitaminas mas afectadas es la vitamina E, muy importante a la hora de proteger las arterias de los depósitos grasos que pueden bloquearlas. Además es la vitamina vinculada con el retardo del envejecimiento, y no es sólo un factor estético sino que realmente rejuvenece cada célula de tu cuerpo.

Por lo tanto si sos fumador o recientemente dejaste de fumar te recomendamos que lleves una dieta rica en frutas y verduras, y que consultes con tu médico la posibilidad de ingerir suplementos vitamínicos.

¿Qué cosas puedo consumir para reestablecer un equilibro naturalmente?

  • Ajo: El mejor antibiótico que tiene la naturaleza para ofrecerte. Combate hongos y bacterias para prevenir enfermedades estacionales y vinculadas con los pulmones. También ayuda a prevenir enfermedades circulatorias, es diurético y digestivo.
  • Coles: Contienen antioxidantes y son ricas en calcio, potasio, en vitaminas C, E y del grupo B.
  • Zanahorias: Muy ricas en calcio y fibra, además de tener un elevado poder protector gracias a poseer altas cantidades de betacarotenos.
  • Verduras de hoja verde: Las espinacas, las acelgas, los puerros, las lechugas, etc, tienen gran cantidad de antioxidantes, betacarotenos, vitaminas C y E, potasio, magnesio, hierro, calcio, zinc y selenio.
  • Fruta: Poseen un elevado contenido de betacarotenos, minerales y ácidos orgánicos. Resultan imprescindibles para mantener un buen estado de salud, así como para prevenir enfermedades circulatorias y cánceres.
  • Frutos oleaginosos: Las almendras, avellanas, nueces, pistachos, cocos, etc., contienen ácidos grasos insaturados y esenciales, ácido oleico (almendras y avellanas) y ácido linoleico (nueces), que las convierten en excelentes protectores frente a las enfermedades cardiovasculares. Además, tienen también minerales antioxidantes, como el zinc, el cobre (nueces), el hierro (avellanas), y otros muchos minerales, como calcio, potasio y magnesio, y vitaminas E y del grupo B.
  • Legumbres: La soja contiene flavonoides, fósforo, magnesio, calcio, hierro, zinc y potasio, y vitaminas E y del grupo B. Además, como fuente de lecitinas, está recomendada para prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Pescado azul: Las anchoas, sardinas, atún, bonito, salmón, etc. por su alto contenido en ácidos grasos insaturados como el oleico, el linoleico y el omega 3, disminuye el riesgo de enfermedades circulatorias y la aparición de tumores. Además, es una fuente de vitaminas A, E y D y del complejo B, y son alimentos ricos en yodo, fósforo, potasio, calcio, magnesio y zinc.
  • Aceite de oliva: A este aceite vegetal se le reconoce un efecto protector del sistema cardiovascular pero, además, sus proporciones de ácidos grasos poliinsaturados y vitamina E le confieren un efecto antioxidante, y tiene sustancias aromáticas que favorecen la digestión.
  • Té: Posee sustancias antioxidantes, posee propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antibacterianas, y ejerce un papel protector en enfermedades cardiovasculares, al disminuir las concentraciones de colesterol y de triglicéridos en la sangre.