ChauPucho - Dejar de Fumar

Vivir mejor es posible

Dejar de Fumar = Libertad!

Todos los fumadores saben que fumar es perjudicial para la salud y en algún momento de sus vidas intentarán varias veces abandonar el hábito. Algunos fumadores pasan largos períodos convencidos de que no quieren abandonar el cigarrillo, pero si se les dice que existe un botón mágico con el cual automáticamente se convierten en no-fumadores, todos dicen “apretalo ya!”.

Dejar de fumar puede resultar facil, lo dificil es encontrar el método exacto que funciona para nosotros. Algunos lo logran con el método de la fuerza de voluntad, otros con parches de nicotina o chicles, aplicaciones de laser, hipnosis, etc.

El período de abstinencia puede ser muy duro, pero muchos mas son los temores que aquejan al fumador, tantos como los motivos por los cuales aducen fumar. La gente fuma porque:

  • El cigarrillo los ayuda a concentrarse
  • El cigarrillo los rejala
  • El cigarrillo los entretiene
  • El cigarrillo los ayuda a sobrellevar momentos dificiles
  • El cigarrillo les da seguridad en reuniones sociales
  • El cigarrillo los ayuda a ir al baño
  • El cigarrillo los mantiene despiertos
  • El cigarrillo es un compañero
  • Etc, etc.

Muchos motivos pueden ser opuestos (concentrarse-relajarse), y en realidad gran parte de estas necesidades “ficticias” son producto de años y años de manipulación mediática en donde un conjunto de publicidades nos presenta el cigarrillo acompañado de éxito, popularidad, felicidad.

Lo cierto es que en algún momento sentimos angustia sabiendo que nuestro cuerpo siente las desventajas y que no podemos dejar de fumar. En realidad no es que “no podemos dejar de fumar”, sino que el temor al síndrome de abstinencia es un monstruo enorme en el subconciente del fumador, y paradójicamente la nicotina es una de las drogas que no genera un síndrome de abstinencia con dolor físico.

Es muy importante comenzar a identificar el porqué fumamos antes de pensar en establecer un día D para dejar. También identifiquemos nuestros temores, nos motivos que nos producen un miedo tal que no queremos intentar nuevamente dejarlo. Ahora pensemos en cómo estabamos cuando eramos no-fumadores. ¿Necesitabamos del cigarrillo para lograr, incluso, mejores resultados?Entonces… ¿Qué sucede que no podemos superar un día sin fumar?

Nos han esclavizado, un monstruo, un pequeño demonio se instaló en nosotros y no nos deja disfrutar de nuestras vidas sin alimentarlo. Un monstruo capaz de hacernos salir a las 2 de la madrugada de nuestras casas en busca de un quiosco cuando nos quedamos sin cigarrillos. Un monstruo que nos anula el sentido del gusto y del olfato, que nos obliga a salir de un cine para poder fumar, que nos priva de una vida sana y que nos engaña día a día al decir que ofrece un espectro de sensaciones que los no-fumadores disfrutan sin nunca haber fumado.

Acaso invitaste a ese monstruito a vivir contigo?